WTCR: ¿por qué 2020 será un año de transición?

El Campeonato Mundial de Turismo se reacomoda para una temporada en la que se encendieron algunas alarmas. El análisis de un periodista español.

El campeonato Mundial de Turismo está cerca de iniciarse y en medios europeos se analiza su presente considerando un par de situaciones críticas que han encendido algunas alarmas en la categoria. El periodista español Raymond Blancafort en el sitio soymotor.com realizó un crudo an´¿alisis sobre las perspectivas de la categoría a futuro y los motivos por los cuales vivirá un 2020 de transición. En el Mundial participan dos pilotos argentinos, Esteban Guerrieri  quien peleó el campeonato pasado hasta la última carrera y Néstor Girolami, ambos con Honda Civic.

En el análisis se puntualiza que "El FIA WTCR, el campeonato Mundial de autos de Turismo, está en crisis. Los retiros de Audi y Volkswagen —que parecen interesadas solo en competiciones eléctricas y el resto es tema de ‘clientes’— y sin participación oficial de Peugeot y Alfa Romeo y ciertas dudas sobre Cupra hacen que por el momento los autos inscriptos estén por debajo de lo esperado.

Aunque es muy probable que los promotores consigan asegurar la continuidad, lo cierto que contrastan estos problemas con el numeroso parque automotor de cada fecha del campeonato Europeo, ETCR y el éxito de los campeonatos nacionales.

El tema es claro: cuestión de costos. Medio campeonato en Europa y el otro medio en Asia es algo que está al alcance sólo de equipos oficiales y muy pocos equipos privados. Aunque oficialmente no hay marcas compitiendo directamente, está claro que éstas estaban detrás de algún equipo apoyándolo técnica y financieramente.

No me sorprende la situación. Es un 'déjà vu' que se produce cíclicamente en esta categoría. Las de Turismo siempre han sido una de las categorías favoritas y parece que las reglas del TCR están muy bien pensadas para que la categoría funcione.

Pero hay un hecho clave que siempre que una categoría de este tipo ha saltado de Europa al Mundo ha habido problemas. A la euforia e ilusión inicial, que asume ciertos sacrificios y esfuerzos, llega poco después la cruda realidad.

Hace años hubo un Campeonato de Europa espectacular, interesante, con autos muy diferentes de tamaño, cilindrada y potencia. Luego, cuando pasó a Mundial la cosa funcionó dos o tres años antes de colapsarse. Y algo similar sucedió con el WTCC, que debió mutar en el actual WTCR al precio de dejar de ser Campeonato del Mundo para convertirse en Copa del Mundo

El salto de 'WTCC' a 'WTCR' buscó abaratar costos a través de unas reglas técnicas mucho más económicas. Pero se mantuvo un calendario internacional con grandes viajes transcontinentales y además se pasó de dos carreras por fin de semana a tres, lo que siempre dispara los gastos de explotación, las roturas y los golpes.

La única maniobra urgente que pueden hacer los promotores ahora es volver al formato de dos días y de sólo dos carreras por fin de semana. También podrían ofrecer algunos incentivos económicos, aunque parece complicado decir cuáles.

En cualquier caso, 2020 parece una temporada de transición para la categoría mientras busca una nueva orientación. Quizás centrarse en un calendario más europeo o bien conseguir un núcleo duro de una quincena de autos habituales y aumentar las 'wild card' de cara prueba con los mejores de los campeonatos locales o continentales.

No hay que olvidar tampoco que la FIA acaba de anunciar una nueva categoría de Turismo, los TCL, más económica, sobre autos más populares y pequeños.

Y, además, en el aire flota la pregunta de lo que debe suceder en un próximo futuro, en un momento en el que las marcas están apostando totalmente por la hibridación de sus modelos, al menos en el mercado europeo, para cumplir las normas sobre emisiones globales de sus productos.

Si duda François Ribeiro y Eurosport tienen una 'brasa en la mano' con este tema. Una 'retirada' a tiempo puede ser una victoria, dicen los duchos en táctica militar.

Por el momento ya ha habido un primer paso, quizás obligado: el cambio de Marrakech por Salzburgring. Había problemas ya en el trazado marroquí, urbano, estrecho, de frecuentes incidentes y poco vistoso. Pero quizás no fueran los únicos".

 

 

 

Fuente: soymotor.com