Toyota Supra 2019: más de lo que aparenta

El modelo 2019 viene con tres opciones de motor. Dos con un motor de 2.0 litros, turbo, cuatro cilindros en línea. La SZ tiene 197 CV, y la SZ-R con 258 CV.

El regreso del famoso nombre Supra al mercado había despertado una enorme expectativa, porque marcaba el retorno de un exitoso y popular modelo, pero además, confirmaba la fuerte relación de Toyota con el Grupo BMW, ya que el Supra 2019 comparte una buena cantidad de elementos con la última generación del Z4 alemán.

Si bien desde Toyota se ha dejado claro en varias oportunidades que el nuevo Supra es un auto distinto, con sus propias características y fiel al ADN de la marca japonesa, la plataforma y el motor son originarios de Alemania.

El nuevo Supra se trata de un deportivo biplaza, tracción trasera, que contó con una importante fase de desarrollo realizada por el equipo Toyota Gazoo Racing, habiendo tenido como escenario al legendario autódromo alemán de Nurburgring.

El modelo 2019 dispone de tres opciones de motorización. Dos versiones están equipadas con un motor de 2.0 litros, turbo, cuatro cilindros en línea. La SZ dispone de 197 CV, mientras que la SZ-R cuenta con un impulsor que eroga 258 CV.

El top de la gama es la versión RZ, equipada con un motor de seis cilindros en línea, 3.0 litros, turbo, que eroga 340 CV. Con partida detenida, la versión RZ necesita 4.1 segundos para llegar a los 100 kilómetros por hora.

Las tres versiones están equipadas con una caja de cambios automática de ocho velocidades. El Supra dispone de dos modos de conducción, Normal y Sport, cuya utilización permite modificar la respuesta de la dirección, del acelerador y del motor, la gestión de la caja de cambios y, también, el reglaje del sistema de suspensión. De acuerdo a la versión, el Supra puede venir calzado con llantas de 17 o de 19 pulgadas.

Toyota Supra 2019

LA PRUEBA DE LA SORPRESA

Se hizo esperar pero finalmente, el Toyota Supra regresó para ganar todavía más adeptos. Con un aspecto general sencillamente espectacular, un chasis realmente deportivo y un propulsor firmado por BMW que declara 340 caballos de potencia entre las 5.000 y las 6.500 vueltas y un par máximo de 500 Nm entre las 1.600 y las 4.500, está claro que había vuelto un mito.

Examinado en las instalaciones de Livernois Motorsports and Engineering en Dearborn Heights, Michigan el Supra fue analizado y subido a su banco de potencia.

Antes, los probadores se habrían encargado de lograr cifras de aceleración realmente brillantes en condiciones reales como un 0 a 60 mph –96 km/h– en 3,8 segundos o como los 12,3 segundos en los que cubrieron el cuarto de milla alcanzando una velocidad de 113 mph –182 km/h en poco más de 400 metros–. Son registros superiores a los logrados por los BMW M2 Competition o BMW M4.

Pero, en el banco de potencia el Toyota Supra concretamente, alcanzó una potencia de 344 caballos y un par máximo de 579 Nm. Este último dato fue el más sorprendente de los obtenidos y es que si llevar hasta sus ruedas traseras 4 caballos más de los declarados ya está muy bien, alcanzar 79 Nm de par extra es sobresaliente.

Al final de la prueba, los especialistas aclararon que este rendimiento superior se puede deber al funcionamiento de la transmisión, un convertidor de par de ocho marchas que durante algunas fases, es capaz de traspasar a las ruedas posteriores una fuerza todavía mayor de la declarada.