Spa: el encanto y la mística europea de la Fórmula 1

Es uno de los circuitos históricos de la Fórmula 1. Fue fundamental en la carrera de Michael Schumacher y de Fernando Alonso.

"Ganar en Spa me cambió la vida" dijo en una oportunidad Fernando Alonso. Quienes han tenido el privilegio de conocer ese monumento histórico del automovilismo no van a encontrar algo similar por más vueltas que se dé en la búsqueda. Nada se le parece. Afloran mil recuerdos de ese lugar que fin de semana será visitado por la Fórmula 1.

Spa-Francorchamps es un circuito único. Con características de semipermanente veloz, muy difícil y con un dibujo que queda grabado en la memoria de todo piloto por siempre. Y también en quienes hemos tenido la oportunidad de conocer y disfrutar carreras.

Es obligatorio en Spa Francorchamps caminar hasta Eau Rouge. Es la curva más difícil de todos los circuitos europeos y una de las más bravas del mundo. Luego de una pequeña recta, opuesta a la que antes se utilizaba para largar, se llega hacia la izquierda en subida y se transforma en ciega tramo en el cual se siguen subiendo cambios. 
Espectacular y sensacional. Es la preferida por los mejores pilotos. Ahora ha cambiado su fisonomía con mucho asfalto plano para evitar violentas salidas sobre la leca que ya no está... la trepada quedó dibujada sobre una superficie gigante de asfalto pero sigue siendo la misma, la original. Se llama así porque en el inicio de la veloz curva pasa por debajo de la pista un pequeño arroyo denominado 'Eau rouge' aludiendo a la supuesta coloración roja de sus aguas transparentes.

Hay mucho para subir y bajar. Es un autódromo incómodo. Si bien se ha modernizado ante el avance de otros, mantiene algo de aquella mistica europea de la Fórmula 1. Corriendo entre bosques, con curvas rápidas y velocidades impresionantes. Para llegar hay que hacer malabares por los caminos vecinales que colapsan desde el sábado. Como queda lejos de casi todos los centros urbanos importantes, la gente llega en general los sábados y disfruta todo el fin de semana un anticipo de la despedida del verano europeo. Pasar un fin de semana de Fórmula 1 fuera del circuito es casi una odsiea, aunque el paisaje compensa... 

En cuatro días se puede disfrutar en Spa todos los climas y generalmente terminará lloviendo. La humedad alimentada por los espesos bosques mantiene las nubes bajas, la bruma tapa el sol casi todo el día y en la noche el frío de hace sentir.

Spa-Francorchamps es uno de los últimos bastiones que la F1 mantiene en Europa, cada día con menos terreno frente al avance asiático y de los petrodólares. En ese pedazo de historia ganó el sábado 27 de agosto de 2000 Fernando Alonso su primera carrera en la F3000. El 25 de agosto de 1991 debutó en la máxima categoría un tal Muchael Schumacher con un Jordan con el que clasificó entre los diez mejores en su debut...en la carrera debió abandonar antes de la primera vuelta.

Para Alonso aquella victoria de 2001 en Spa fue su gran aparición en el automovilismo importante. Corría con un auto del equipo Astromega, y llegaba al autódromo de la mano de Adrián Campos, su manager.  Por esos tiempos ya era piloto probador del equipo Minardi. La victoria, con pole y récord de vuelta dejó a casi todos perplejos. Un chico tímido, que apenas hablaba ingleś, que saludó educado a todo el mundo, se subió al podio y festejó.

Después de bañarse y cambiarse bajó por primera vez al paddock y se dirigió al 'hospitality' de Minardi. Allí lo recibió Giancarlo con un abrazo. Estaban Marc Gené y Gastón Mazzacane, ambos pilotos del equipo italiano. También en ese lugar y en ese momento estaba otro argentino, Enrique Scalabroni que festejaba. Esa misma tarde de la victoria de Alonso, la empresa que él dirigía, Asiatech, anunciaba que sería proveedor de motores para Minardi en 2001. Hubo champagne, torta italiana de chocolate y mucho festejo. Ese fue el momento en el que Alonso empezó a hacer pie en la F1. 
Y todo ocurrió justo en Spa. Delante de todos, en especial de un tal Flavio Briatore quien enseguida lo sumó en sus filas y al poco tiempo lo tuvo como máxima estrella. En Spa tambień una vez brilló alguien llamado Michael Schumacher, cuando era un desconocido.

La historia fue muy parecida.