Son el corazón del DTA Racing y un ejemplo de superación

Mario Raffo y Mariano Cano son hipoacúsicos y hace más de 14 años que trabajan junto a Ulises Armellini.

La inclusión es una herramienta social muy arraigada a los deportes y el automovilismo es una actividad que no solo permite ponerla en práctica para los protagonistas centrales como son los pilotos, sino que también para aquellos que son igual de importantes, pero que no acaparan las luces principales del espectáculo: los mecánicos.

Prácticamente desde su creación, el DTA Racing cuenta dentro su staff permanente con Mario Raffo y Mariano Cano. Los dos tienen hipoacusia bilanteral, patología que les afecta el sistema auditivo y también el habla. Sin embargo, los dos son un claro ejemplo de superación, ya que ambos se desarrollaron en sus oficios y hoy son los responsables de sus respectivas áreas, logrando ser una fuente de inspiración para la escuadra que dirige Ulises Armellini.

“Mario comenzó cuando éramos solo 4 personas en el DTA, es el más antiguo de la empresa. Y Mariano algunos años después, por una amistad con Mario. Ambos fueron creciendo en sus oficios dentro del equipo. Hoy Mario es el jefe de la Herrería y Mariano es el responsable de Pintura”, le contó Armellini a Carburando.

Raffo y Cano son de San Nicolás y ambos eran atendidos por la fonoaudióloga María Verónica Armellini, la hermana de Ulises. Ella fue la punta del ovillo para que Mario se incorporara en 2003. Luego, en 2005, llegó Mariano.

“Mario es de los pioneros de este DTA, y por ello más que adaptarse a los demás, fue al revés. Siempre está dispuesto a dar una mano a quien la necesite, abriéndose con humildad y haciendo del sacrificio su bandera. Como consecuencia de su forma de ser, años más tarde propicio la incorporación de Mariano y evidentemente fue un acierto”, explicó el responsable del equipo Fiat de Súper TC2000.

A pesar de no poderse comunicar de forma oral, los dos mecánicos encontraron la manera de desenvolverse de forma eficiente desde el inicio. “Desde el primer día se mostraron muy receptivos y con una voluntad enorme de aprender. Es sorprendente las ganas que manifiestan en todas las labores que les toca encarar, como así también en su espíritu de equipo. Sin dudas, tienen enorme facilidad para trabajar ‘codo a codo’ por un objetivo común. No existiendo en lo más mínimo egoísmos, que a veces son normales en nuestra actividad”, puntualizó el ex kartista.

Mauricio Turdó es uno de los ingenieros de la escudería bonaerense y contó cómo es desarrollar las distintas tareas con sus compañeros. “En lo personal trabajó mucho con Mario principalmente. Con una simple mirada o con gesto, logra entenderte muy bien. Ellos tienen una percepción sensorial muy alta, te están mirando continuamente y se hace fácil porque ante cualquier señal que uno emite, ellos están muy atentos. Muy rara vez tenes que buscarlos porque ellos tratan de estar mirándote continuamente”, le relató el profesional a Carburando.

Además, comentó que la conexión se naturaliza con el pasar del tiempo. “Al principio uno tiene miedo a no poder hacerse entender y por ahí exageras los movimientos o la forma en la que intentas dar una señal para comunicarse. Cuando haces así es más lo que los confundís que lo que los ayudas. Pero después se hizo una cosa muy rutinaria y sencilla”, detalló.

Sobre la misma línea, Armellini amplió: “Cuando necesitamos algo urgente en medio de una parada en boxes, los más observadores son Marito y Pajarito (Mariano). Ellos nos sacan del apuro. La comunicación es excelente y muy fluida, utilizando señas, sonidos agudos o solo miradas. Después de muchos años es una cuestión de piel, donde se pueden transmitir alegrías, decepciones, urgencias, sentimientos con solo mirarse”.

A través de su trabajo, Raffo y Cano lograron desarrollarse como personas, pero sin darse cuenta también se convirtieron en una referencia dentro del DTA por el aprendizaje diario que le transmiten al resto de sus compañeros. “Con ellos aprendí a no poner una barrera ante ninguna discapacidad, porque tal vez tenes un prejuicio al encontrarte una persona que no tiene las mismas aptitudes de uno. Pero después te das cuentas que es solo un preconcepto y que no hacen a la persona en sí” expresó de manera sincera Turdó.

“Nuestro aprendizaje es permanente en todo aspecto, desde lo laboral hasta lo humano. Evidentemente tienen un "plus" en lo que respecta a humildad, sacrificio, actitud, compromiso y educación. Se transformaron rápidamente en un ejemplo a seguir para el resto del equipo”, agregó Armellini

Los resultados los cristalizan los pilotos, pero los construyen los conjuntos. Mario y Mariano son un engranaje más de ese mecanismo que trabaja y se esfuerza en pos de lograr un objetivo común. Así es como lo entiende y lo pone en práctica el conductor del DTA Racing.

“No me genera nada especial y/o diferente que Marito y Pajarito formen parte del DTA. Y muy probablemente porque son la ‘semilla’ desde donde nace la palabra equipo, que para mí si es muy importante. Ellos no se integraron al equipo, ellos son el equipo”, concluyó.

Fotos crédito: Diego Menichetti, Mónica Paz y DTA Racing