Silverstone, eclipsado por Wimbledon y el Mundial de cricket

El GP de Gran Bretaña compitió con las finales ambos torneos, fue el evento de menor audiencia y ahora pretenden cambiar el calendario 2020 de F1.

 

Mientras Novak Djokovic y Roger Federer ingresaban a las 14hs al césped de Wimbledon para una definición que pasaría a la historia del tenis, y los ingleses se preparaban para disputar en casa después de 12 años una final de Mundial de Cricket (uno de los deportes más populares en las islas) frente a Nueva Zelanda; casi al mismo tiempo Lewis Hamilton largaba desde el segundo lugar en Silverstone para convertirse -90 minutos más tarde- en el máximo ganador de la historia del Gran Premio de Gran Bretaña. Probablemente, Inglaterra nunca haya vivido un domingo tan importante para el deporte.

El país se paralizó y los televisores de los hogares generaron un encendido casi sin precedentes para una jornada deportiva. Sin tomar en cuenta los aparatos prendidos en bares y lugares públicos, ni plataformas digitales con servicio por pago como Now TV y All 4, las cifras son abrumadoras y al automovilismo le tocó perder por un amplio margen frente a dos durísimas competencias.

La cobertura en vivo del Gran Premio promedió 1.8 millones de espectadores (13 por ciento) en el Canal 4 desde las 13:10hs hasta las 16:45hs, con previa, podio y post carrera incluidos. La transmisión alcanzó un pico de 2.8 millones durante cinco minutos cuando Hamilton concretó su sexto triunfo en Silverstone, frente a los 141.000 fans presentes en el circuito.

Si se suman los televidentes que también vieron la carrera por Sky Sports F1, el total asciende a 3.7 millones de espectadores. Las cifras de audiencia de F1 más bajas para un GP británico desde 2006, cuando la carrera comenzó a las 12hs para evitar competir con la Copa del Mundo de fútbol. Desde entonces, la categoría reina perdió alrededor de 700.000 espectadores debido al aumento de las ofertas de eventos en Inglaterra.

A pesar de que este fue el gran premio más visto del año, es el único de la temporada que se verá en vivo por televisión abierta en el Reino Unido, y por lo tanto quienes están involucrados en el negocio entienden que debería aprovecharse mejor la oportunidad.

En contraste, un promedio de 6 millones de televidentes (43 por ciento) sintonizaron BBC One entre las 13.50hs y las 19:35hs para ver la victoria de Djokovic sobre Federer, en una final dramática en Wimbledon. En el punto máximo de la transmisión, justo a las 19hs cuando el croata se quedó con el último tie break, hubo 10.2 millones de personas (49.2 por ciento) frente a las pantallas de sus televisores.

Por su parte, el logro del primer título mundial de cricket para Inglaterra fue visto por 8.3 millones de espectadores. La final frente a Nueva Zelanda fue la primera vez en los últimos catorce años que se emitió en vivo y por canal de aire, un partido de cricket desde la famosa final de Ashes 2005 entre Inglaterra y Australia.

A las 19hs, 4.8 millones (23.2%) estaban viendo el Canal 4, con 3.5 millones de espectadores adicionales viendo Sky One, Sky Sports Cricket y el evento principal de Sky Sports. Las cifras de audiencia sugieren que muchos espectadores eligieron cambiar con el cricket cuando el Canal 4 pasó del cricket a la F1 a las 13:10hs, mientras que la transmisión del cricket en More4 (plataforma digital de Canal 4) promedió una considerable suma de 936.000 televidentes (7.2 por ciento). Cuando el Canal 4 regresó al cricket a las 16:45, el resto de su cobertura promedió 2.5 millones (13.7 por ciento) hasta las 20:15hs.

El CEO de Canal 4, Alex Mahon, dijo: "Estoy encantado de que una audiencia máxima de 8.3 millones haya visto a Inglaterra ganar la final de la Copa del Mundo de cricket, gracias a una asociación fantástica entre Canal 4 y Sky; y que 3.7 millones vieran a Lewis Hamilton ganar un sexto Gran Premio de Gran Bretaña".

Leer Red Bull logró un nuevo récord en Silverstone

Silverstone acaba de renovar su compromiso con la F1 por los próximos cinco años y, luego de esta última experiencia, los responsables del circuito ya ejercieron presión para que en el 2020 se evite un nuevo enfrentamiento con otros eventos de importancia. El 12 de julio del año que viene se jugará la final de Wimbledon y la final de la Euro, en Wembley. La intención es mover el GP al domingo del medio del torneo Grand Slam destinado al día de descanso en el torneo y no hay partidos. Sin embargo, por una cuestión logística no es sencillo mover el calendario de F1.

Hamilton había expresado su descontento con anticipación por esta situación. El jueves previo a la carrera, en la conferencia de prensa, había manifestado: “Lo que no entiendo por qué los organizadores ponen la carrera el mismo día que se disputan otros grandes eventos, como Wimbledon. Es un evento tan especial que necesita toda la atención del país y no solo de una parte”.

Y el campeón mundial británico remató: “Creo que la gente estará haciendo zapping entre los canales el domingo y que no sabrá bien qué ver”. Tenía razón Lewis en manifestar su enojo, porque en la elección del público, la F1 perdió contra dos grandes finales para los ingleses.