¿Se vienen las carreras de vehículos voladores tripulados?

Planifican una competencia mundial con vehículos voladores tripulados, con el espíritu de la Fórmula E y el glamour de la F.1.

Aquellas imágenes futuristas de mediados del Siglo XX, que aventuraban al año 2000 con vehículos voladores por encima de las grandes ciudades. La realidad no cumplió con aquellos vaticinios, pero parece que en ciertos aspectos la concreción está a un paso de lograrse. Es el caso de los vehículos voladores tripulados, una suerte de drones con personas que podrían ser potenciados por competiciones oficiales.

Es cierto que hay proyectos que involucran a las grandes automotrices, como los caso de Toyota y Audi, para involucrarse en estas ideas. Hasta hay alianzas con Airbus para los proyectos de aerotransporte individual. Algunos ya ponen fechas, como los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 o de París 2024 con este tipo de aeronaves.

Por lo pronto, en el festival de Goodwod se realizó una exhibición con prototipos sin tripulación por parte de la empresa Airspeeder, con un Mk IV, un octocóptero. La idea es desarrollar competencias para un Campeonato Mundial de vehículos voladores tripulados, con el espíritu de la Fórmula E, el glamour de la Fórmula 1 y el drama de las carreras aéreas. Los riesgos son evidentes, por lo que el propio constructor proveerá el software de última generación para evitar colisiones, mientras que los pilotos contarán con la ayuda de la realidad aumentada para poder tener una visión también por debajo de la cabina.

 


La idea para el primer Campeonato del Mundo en 2020 es armar cinco equipos conformados por un total de 10 pilotos que se encargarán de pilotar esta especie de drones gigantes eléctricos con estructuras tubulares y más de cuatro metros de longitud.

Las primeras dos carreras celebradas en el marco de Goodwood 2019 se han celebrado con dos unidades del Mk II, capaces de alcanzar velocidades de hasta 100 km/h y un promedio de cuatro metros por encima del suelo. La futura llegada del Mk.IV supondrá un salto de cualidades al duplicar la configuración de rotores, en este caso se espera que pueda superar los 200 km/h y lanzarse por encima de los nueve metros de altitud. Pesarán aproximadamente 250 kg y serán propulsados por ocho motores de 50kW, según informó la web lasexta.com.

En contraposición, la imagen recuerda inevitablemente a los monoplazas de los Grandes Premios de la década de los sesenta, precisamente la última era antes de la irrupción de los alerones, en un claro guiño hacia la que muchos consideran como una de las épocas doradas del Gran Circo. También habrá guiños en los escenarios elegidos para las carreras, apuntando que las pruebas se realizarán en “lugares emblemáticos del motorsport”, con transmisiones en vivo de forma global y un formato similar a los ePrix de la Fórmua E. Los primeros vuelos de entrenamiento se esperan este mismo año en el desierto de Mojave.