Rocha: “Llegar a Súper Sport 600 es un gran logro deportivo y personal”

El campeón de R3 Cup habló con Carburando del desafío que será estar en el escalón previo al Superbike.

La pandemia del coronavirus puso en pausa el deporte motor y el Superbike Argentino no pudo arrancar su temporada 2020. Por esto, Maximiliano Rocha se quedó con las ganas de cristalizar su debut en Súper Sport 600. Pero a pesar de la incertidumbre, sigue con su preparación a fin de estar listo para cuando sea el momento de pisar nuevamente la pista y afrontar uno de los desafíos más importantes de su carrera deportiva.

“La provincia de Buenos Aires está bastante afectada por todo esto y se nos está haciendo un poco más pesado a diferencia de pilotos de otros lugares, que pueden estar más liberados. En mi caso desde febrero que no me puedo subir a la moto, la última vez fue en los entrenamientos que hicimos con el MG Bikes. Pero bueno, es una situación que es igual para todos, así que esperemos que esto se resuelva lo antes posible para, por lo menos, arrancar, ya que se nos está haciendo bastante complicado a los que nos dedicamos de llenos a esto”, le comentó Rocha a Carburando en clara alusión a cómo vive la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional.

La gran cantidad de tiempo sin actividad es uno de los escollos que aparecerá en el regreso, pero el campeón 2019 de la R3 Cup confía en que podrá entrar en ritmo sin problemas. “Soy un piloto que me adapto rápido. De hecho, en el campeonato del año pasado afronté la primera fecha tras estar ocho meses sin subirme a la moto y pude ganar la carrera. Creo que el estar parado no va a ser lo más difícil para mí, siempre y cuando, mantenga mi estado físico, por eso estoy entrenando todos los días y lo hago aún más de lo que haría si estamos en actividad. Considero que no va a ser algo difícil la vuelta”, puntualizó.

El joven de 21 años subirá esta temporada al escalón previo al Superbike y sabe que el cambio se va a notar en todos los aspectos. “En la R3, hay circuitos en los que quizás ganas con el manejo por ser rápido, en otros lo haces por ser inteligente y estudiar la carrera, pero en 600 no es el caso. Es una moto más potente y las competencias te las llevas manejando y logrando que el conjunto sea veloz, ese un aspecto al que me voy a tener que adaptar. Además, desde lo físico demanda mucho más y la R6 tiene otras características técnicas que te cambian las distancias y el frenado. Creo que a medida que sume horas de vuelos, me voy a pulir mucho más y voy a sentir mejor la moto. Otro de los desafíos que tengo son los rivales, ya que voy a tener en frente a Emiliano Lancioni, Ezequiel Iturrioz y Emanuel Aguilar, pilotos que tienen experiencia en el exterior”, destacó.

Durante la pretemporada, Rocha tuvo buenas sensaciones arriba de la Yamaha del MG Bikes, pero tiene claro que todavía hay mucho por mejorar. “De los entrenamientos de febrero me vine muy contento. Mi estilo de manejo está marcado por utilizar mucho el derrape y la moto al tener más velocidad y potencia me permite aprovechar más esa forma de llevarla. Además, con el control de tracción podes abusar de eso, ya que tenes una ayuda electrónica que es muy buena. Lo que si me falta es que todavía no llegue a sentir el feedback con el piso”, analizó.

En la misma línea, remarcó que en este tipo de categorías cambia la forma de trabajar con los ingenieros. “Siento bastante lo que me transmite la moto y sé ponerlo en palabras, pero en los entrenamientos del verano me di cuenta que tengo mucho para aprender todavía. Viendo a mi compañero de equipo y sabiendo de su experiencia en Europa, entendí que tengo muchos conocimientos por absorber. Por más que haya salido campeón el año pasado, soy un piloto que no tiene demasiada trayectoria, ya que recién en 2019 puede hacer un campeonato completo”, se sinceró.

Súper Sport 600 presenta un salto técnico, pero también deportivo. El arrecifeño entiende que tendrá rivales nuevos, con más fuste y experiencia en la divisional. “La mayoría de los pilotos nunca compartieron pista conmigo porque vengo de categorías más chicas, creo que el único es Lancioni. Quizás en las primeras carreras tenga que ir entendiendo cómo corren. Igualmente no soy de especular con eso, voy siempre a dar lo mejor, si alcanzó buenísimo, sino me pongo a trabajar para seguir creciendo en lo que haga falta”, aseguró.

Más allá de las dificultades que presenta un ascenso como el que va a hacer, el bonaerense se lo toma con calma e intenta mantener los pies sobre la tierra a la hora de hablar de sus objetivos. “No soy de hacerme la cabeza ni de ponerme presión porque es mi primer año en la categoría y creo que con los rivales contra los que voy a estar corriendo todo lo que haga va a estar bien porque va a ser una temporada de adaptación. Si salgo cuarto va a estar bien, si subo al podio también y si llego a ganar va a ser más que positivo. Con el equipo vamos a trabajar para poder ser protagonistas, pero no tengo la presión de si o si tener que estar adelante. Al ser debutante, tengo esa libertad de saber que todo lo que haga va a ser bueno porque estoy haciendo experiencia. Pero personalmente voy a querer estar lo más adelante posible”, afirmó.

Estar a un paso de la categoría reina del Supebike Argentino y encararlo con una estructura del prestigio de la de Adrián Aparicio es una oportunidad que resumen una historia de esfuerzo. “Llegar a Súper Sport 600 es un logro deportivo y personal bastante grande porque los que saben cómo lo hacemos tienen claro que venimos desde abajo, con gente que apostó en mí como Matías Duchini, quien el año pasado se jugó por mi carrera y armó una moto para que corra. Gracias a ese esfuerzo pudimos mostrar de lo que éramos capaces y conseguimos que a fin de año nos aparecieran propuestas, entra ellas la de Yamaha. Es muy bueno subir a la Súper Sport 600 con una escuadra como el MG Bikes y ya empezar a tener experiencia arriba de una moto netamente de carrera. La R6 tiene muchas prestaciones que tenes que aprender y saber interpretar. Todas estas cosas hacen que tengas que ser un piloto más profesional, lo que creo que es un muy lindo desafío para mí”, relató.

Por último, Rocha no esquivó la realidad que vive el motociclismo y remarcó que será primordial no dejar caer el campeonato. “Creo que el futuro va a estar difícil, no lo veo imposible, pero si será complejo poder hacerlo igual que en otros años. Va a estar complicado conseguir sponsor y poder juntar el presupuesto, pero creo que si la categoría pone lo mejor de su parte y los pilotos también colaborar, algo vamos a poder hacer. Si considero que quienes no lo hagan de manera netamente profesional van a pensar en ir a correr o no, pero quienes nos abocamos de lleno a esto de alguna u otra forma vamos a estar y me parece que también tenemos que estar, porque no pienso que dejen caer un deporte como el motociclismo en Argentina, donde no tenemos posibilidades de mostrarnos afuera, pero sí sé que el campeonato tiene muchísimo nivel. Siempre fue difícil, pero sería una lástima que no le encuentren la vuelta para continuar, por lo menos, como estábamos”, concluyó.