Los trajes de la tripulación tenían tecnología antiflama de F1

La industria textil y la metalúrgica para Apolo 11 crearon tejidos que hoy usamos como las telas de lycra, las máscaras antiflamas que usan en la Fórmula 1.

La tripulación del Apolo 11 que se ve en la foto luceron desde un primer momento trajes sumamente vistosos, especialmente diseñados para su misión específica y cuyos componentes se usaron en la tecnología de seguridad en los buzos de la Fórmula 1.  En efecto Neil Armstrong (Comandante), Michael Collins (Piloto del módulo de mando) y Eugene “Buzz” Aldrin (Piloto del módulo lunar) hace 50 años llegarona  la Luna. Hoy en el recuerdo de ese momento único en la Historia de la Humanidad, vale la pena describir de qué manera fueron producidos los trajes que llevaron y su relación con la confección y producción de los buzos y en el material antiflama que se utiliza en las principales categorías del automovilismo mundial.

Los trajes que usaron los tripulantes del Apolo 11 debieron ser confeccionados de una manera especial. Ya no podían ser trajes como los que se usaban para las «caminatas espaciales», donde los astronautas flotaban en el espacio, sino que debían servir para caminar y trabajar con herramientas.  Para ello, en 1969, la innovación dijo presente y la industria textil se sumó a la metalúrgica.

Los primeros trajes espaciales que se hicieron en la historia fueron pensados para salir de la nave y hacer caminatas espaciales, flotar en el espacio. Esos trajes estaban preparados para proveer de oxígeno al astronauta, protegerlos del vacío espacial, de las temperaturas extremas y de la radiación. Aparte de eso, la tripulación del Apolo 11 necesitaba que les sirviera para caminar: ser hermético y flexible para manipular herramientas e incluso poder levantarse si se caían. Hubo que trabajar mucho en las articulaciones de los codos, las rodillas y sobre todo en los guantes porque la manos tiene 17 articulaciones y es la parte más compleja del cuerpo humano.

Todo estoo hizo que se desarrollaran materiales nuevo y debieron arriesgarse a lo que pasaría en la práctica. Prácticamente los elementos nuevos que resultaron ser cruza entre la industria textil y la metalúrgica. Crearon tejidos que hoy usamos sin darnos cuenta como las telas de lycra, las máscaras antiflamas que usan en la Fórmula 1, los trajes de amianto, por ejemplo… todos son derivados de la tecnología espacial. El traje -el A7L- aún sigue siendo una maravilla de la industria espacial.

¿Cómo quedaron después de ser usados en la misión?

La caminata de Apolo 11 duró apenas dos horas y media, pero quedaron percudidos. Luego se supo que la Luna tiene tantos impactos de meteoritos que las rocas quedan prácticamente reducidas a una fina arenilla, similar a la de vidrio y que es terriblemente corrosiva tanto que llegó a cortar la primera capa de los trajes. Ese polvo se llama regolito lunar y es resultado de las rocas lunares golpeadas constantemente por meteoritos. Los trajes de los tripulantes de Apolo 11 permanecen exhibidos en el museo de la NASA.