Los hermanos sean unidos...

Agustín y Matias Canapino unieron fuerzas y sacaron adelante un fin de semana muy emotivo en el autódromo de La Plata.

"Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, que haya unión verdadera en cualquier tiempo que sea si entre ellos se pelean los devoran los de afuera.”, expresa un fragmento del Martín Fierro, algo similar dijeron Agustín y Matías Canapino, quienes a pesar de dolor por la muerte de su padre Alberto unieron fuerzas y tuvieron un gran fin de semana en La Plata.

“La vida me había pegado muchas veces, esto fue un nocaut técnico”, es lo que expresó Agustín Canapino tras conseguir la victoria en la final del Turismo Carretera en La Plata. En un fin de semana emotivo para él y todo su equipo por el fallecimiento de su padre Alberto el lunes pasado.

El espíritu y la garra de los hermanos Canapino quedaron a la vista más que nunca durante las dos jornadas de actividad en el trazado platense. Agustín en el TC y Matías, en su debut dentro del TC Pista, dejaron todo en la cinta asfáltica para honrar de la mejor manera a su padre, al mentor de la Squadra Canapino.

El “Titán” tuvo un fin de semana contundente con el Chevrolet N°86, ya que se quedó con la pole, con la serie más veloz y con la final luego de una áspera pelea con Josito Di Palma. Momentos antes, Matías llevó a cabo un gran debut dentro del TC Pista, ya que llegó en la novena colocación tras partir desde el puesto 17.

La actividad en la pista ya había llegado a su fin y parecía que los homenajes hacia Alberto habían culminado. Pero los hermanos Canapino tenían uno más, ya que Agustín invitó a Matías al escalón más alto del podio y ambos mostraron el trofeo ganador al podio y al cielo. Una imagen en la que más que nunca los hermanos fueron unidos porque esa es la ley primera…