Le pusieron el moño

Chevrolet terminó festejando el título de la categoría y Canapino consiguió su primera estrella en el Súper. Si hablamos del resto de las marcas, Toyota terminó el año mucho mejor de lo que fue el arranque, Renault se complicó y no pudo conseguir lo que está buscando, mientras que Peugeot se despidió del uno en un año que tuvo gusto a poco. Por su parte parte Fiat gano carreras pero le faltó regularidad.

El equipo Chevrolet- YPF de Súper TC 2000 trabajó para lograr el objetivo máximo y lo logró. La estructura del Pro Racing se volvió a mostrar fuerte y junto a Canapino se llevaron el campeonato de la categoría.

Cuando arrancó la temporada todas las fichas estaban puestas en Renault, pero fue Toyota el que llegó con posibilidades a la última fecha de luchar contra Chevrolet. Peugeot dejó atrás un año raro y distinto después de haberse consagrado campeón en 2014 y 2015, mientras que Fiat, que ganó tres carreras, estuvo lejos del protagonismo por el título. Acá el análisis de cada marca de un año que ya es historia.

Chevrolet: Después de un 2015 complejo en cuanto a resultados apostó fuerte para el 2016. Contrató a Agustín Canapino, el equipo se puso muy sólido, mejoraron el auto, apostaron al cambio de modelo en plena definición y salieron campeones. Si mantienen el nivel volverán a ser temibles en la temporada venidera.

Toyota: Su trabajo fue de menor a mayor y le costó mucho en la primera parte del campeonato. Repuntó en la segunda y junto a Matías Rossi llegaron con posibilidades a la última fecha en Alta Gracia. Se fueron entusiasmados pensando en el 2017. Esteban Guerrieri dejó la estructura de Darío Ramonda y contrataron para remplazarlo a Gabriel Ponce de León.

Renault: Fue el gran perdedor. Tenía mucho para ganar con dos estructuras muy fuertes y pilotos de primer nivel. Arrancaron el año ganando con Emiliano Spataro , luego con Facundo Ardusso, pero se fueron complicando. Lo que deberá corregir es el trabajo en equipo ya que ésta temporada demostró tener muchos problemas de entendimiento que los llevó a cometer errores que terminaron pagando caro. Para quedarse con una sonrisa ganaron el campeonato de marcas y equipos.

Peugeot: Después de ganar los últimos dos torneos en el Súper TC 2000 con Néstor Girolami no tuvo un año fácil. El recambio de pilotos le costó, los autos no mostraron el mismo rendimiento y con Fabián Yannantuoni solo consiguieron una victoria en el 2016. El mejor ubicado en el campeonato fue Mariano Werner en el quinto lugar.

Fiat: A lo largo del año y por diferentes motivos  no tuvo la suerte que esperaba. Si bien consiguieron tres triunfos en el año, dos con Bernardo Llaver y uno con Manu Urcera, más podios con Javier Merlo no pudieron ser regulares y quedaron lejos de la pelea por el título. El que mejor terminó el año fue el mendocino que quedó octavo en el campeonato.