La primera victoria de hijos de pilotos

A raíz del bautismo triunfal de Lucas Guerra en Salta, te acercamos un ranking con la primera victoria de algunos hijos de pilotos.

El Top Race pasó por el autódromo “Martín Miguel de Güemes” y en la segunda final del domingo tuvo su bautismo triunfal Lucas Guerra, hijo de Miguel Ángel Guerra. Por eso, desde Carburando, te acercamos este ranking con la primera victoria de algunos hijos de pilotos.

En el puesto número cinco aparece el primer triunfo de Jonatan Castellano, fue en el autódromo de Rafaela el 23 de mayo de 2010 con el Turismo Carretera. Ese podio lo completaron Gabriel Ponce de León y Christian Ledesma.

Luego, se puede apreciar la primera victoria de Josito Di Palma, hijo de José Luis, en la fecha que llevó a cabo el Turismo Carretera en el autódromo de Olavarría en lo que fue una especial, debido a que era obligatorio el cambio de neumático. Sucedió el 10 de agosto de 2014.

Un puesto más adelante en este ránking está Juan Bautista De Benedictis, quien con el Turismo Carretera en Potrero de los Funes logró su primer triunfo. Fue el 2 de agosto de la temporada 2009.

En el puesto número dos aparece el “Pumita” de Morón Diego Aventín, quien consiguió su primer éxito en la carrera inicial del Top Race en El Pinar. Fue el 15 de febrero de 1998.

Por último, en el puesto más alto de este ranking aparecen los hermanos Di Palma, tuvo su bautismo triunfal el 5 de abril de 1998. Fue en el autódromo “Hermanos Emiliozzi” de Olavarría con un Chevrolet. En el podio lo acompañaron Juan María Traverso y Omar Martínez.

Marcos Di Palma ganó por primera vez con el Turismo Carretera en la competencia que se llevó a cabo en el autódromo de La Plata el 16 de agosto de 1999. Cuando cruzó la bandera a cuadros, su padre lo estaba acompañando desde un helicóptero.

Mientras que Patricio, obtuvo su primer triunfo, como piloto titular, en el autódromo de Buenos Aires el 11 de mayo de 2003 en una emotiva carrera, ya que peleó durante toda la competencia junto al Ford de Henry Martin. Además, tuvo un motivo especial porque fue la primera victoria con el Torino que había empezado a construir el “Loco” Luis Rubén Di Palma.