La evolución de las llaves de autos

Así como el diseño y la tecnología fueron evolucionado con los autos a través de la historia, las llaves para abrir, cerrar y ponerlos en marcha no fueron ajenas al cambio.

La tecnología y el diseño son dos de los aspectos que más han ido evolucionado en la historia del automóvil. Motores, carrocería, interiores y ruedas fueron variando considerablemente. Las llaves para abrir, cerrar y poner en marcha el auto no fueron la excepción.

De las rudimentarias llaves que se parecían más a las llaves de un candado o de un gran portón de hierro de una casa antigua, se fua avanzando hasta las sofisticadas llaves inteligentes que abren las puertas del coche o permiten arrancarlo sin necesidad de toma de contacto. 

Si bien la primera llave que puso en marcha un automóvil llegó a principios del siglo XX, se requería que se presionara un botón para activar el motor de arranque. Recién en 1949, Chrysler introdujo la llave moderna, que pone en marcha el auto con un giro en el tambor de ignición.

LEER MÁS: ¿BMW sin la necesidad de usarlo con llave?

En 1965 Ford sacó a relucir su llave de doble cara, como las que todavía se usan al día de hoy en muchos automóviles modernos. A diferencia de las llaves de un solo lado que la preceden, esta contaba con cortes en ambos lados, lo que permitía que se utilizara en cualquier orientación.

Para hacer que el Corvette sea más difícil de robar, Chevrolet agrega una resistencia codificada a la llave en 1986, sistema que llega luego a la mayoría de los autos GM en los años '90.

Renault y Cadillac implementaron en 1987 la llave remota capaz de bloquear y desbloquear las puertas, algo que se hizo muy popular en los '90.

También en 1990, Jaguar comenzó a utilizar la llave Tibbe, un extraño eje con una punta ovalada. El sistema también comenzó a verse en muchos productos de Ford.

En la misma época, Mercedes introdujo una llave "navaja" que se activa con un llavero de bloqueo remoto integrado. El diseño sería ampliamente copiado y continúa siendo utilizado en la mayoría de Volkswagen modernos.

Ya en 2004, GM se destaca por imponer el arranque remoto, cambiando para siempre la forma en que calentamos y enfriamos nuestros vehículos.

BMW presenta en 2016 la tecla de pantalla moderna en la serie 7 e intenta imitar un teléfono inteligente al agregar una pantalla táctil LCD. Desde más de 300 metros de distancia, la llave puede bloquear y desbloquear las puertas, establecer el control del clima y abrir el baul. A través de la pantalla táctil, el automóvil puede ser estacionado incluso cuando no hay conductor al volante. La pantalla proporciona información sobre qué luces están encendidas, si las puertas están bloqueadas, el nivel de combustible y cuándo debe realizarse el próximo servicio. Se carga utilizando una conexión micro-USB o de forma inalámbrica en el reposabrazos central. 

La evolución en el mundo automotríz parece no tener límites. La tendencia hacia el impulso de vehículos conectados ha hecho posible un proyecto conjunto entre Toyota y Microsoft, que permitirá, mediante reconocimiento facial, que tu rostro sea la llave que abra el coche.