Jaguar Land Rover y un nuevo sistema antiestrés

Jaguar Land Rover sacó a la luz una nueva tecnología diseñada para chequear constantemente el estado de ánimo del conductor.

Jaguar Land Rover presentó en sociedad una nueva tecnología diseñada para monitorear constantemente a los conductores y pasajeros con el objetivo de ajustar la configuración del vehículo para que coincida con el estado de ánimo del conductor. El fabricante británico probó un sistema prototipo que usa una cámara para filmar a los conductores y controlar así sus expresiones faciales con la ayuda de sensores biométricos.

Si el sistema descubre que un conductor está estresado, puede encender automáticamente la iluminación ambiental. El coche podría responder a un conductor que estaba cansado bajando la temperatura del habitáculo o empezando a reproducir una lista específica de música. La compañía también trabajó en el desarrollo de cámaras de apoyo para controlar las expresiones faciales de los pasajeros.

De esta manera, el sistema podrá ajustar automáticamente la configuración de un coche según sus interacciones anteriores con el conductor. El Dr. Steve Iley, director médico de Jaguar Land Rover, expresó “A medida que avanzamos hacia un futuro de conducción autónoma, el énfasis para nosotros sigue estando en el conductor”. La casa inglesa también está desarrollando un sistema similar para los pasajeros traseros, como funciones similares.

Este sistema se suma a otras propuestas tecnológicas como su volante sensorial (que se enfría o calienta para indicar al conductor qué dirección debe tomar y, como este último, el “detector de estados de ánimo” se está desarrollando y aún no está disponible en los modelos de la marca. El objetivo de Jaguar Land Rover es crear espacios tranquilos que mejoren la experiencia de conducción y la comodidad a bordo sin que el conductor pierda la atención al volante.

“Trabajamos con un enfoque holístico del conductor individual e implementamos gran parte de lo que hemos aprendido de los avances en investigación en bienestar durante los últimos 10 o 15 años para garantizar que los conductores estén cómodos, implicados y alerta al volante en todas las situaciones de conducción, incluso las más monótonas”, cerró Iley.