Hay que celebrar

Néstor Girolami se sumará al WTCC en dos carreras y hay que celebrarlo. El campeón del Súper TC 2000 acompañará a José María López en el Mundial. El mundo vuelve a valorar a pilotos argentinos.

Lo que se suponía iba a pasar pasó. Néstor Girolami tendrá la posibilidad de correr en el Mundial de Turismo en dos fechas muy cercanas del calendario con un Honda Civic TC1 del equipo Honda Sweden, estructura del Nika Racing. Correrá el 21 de este mes en Eslovaquia en un autódromo y el 12 de julio en un trazado callejero en Villa Real, Portugal. Hasta aquí la información fría y resumida de la gran novedad que sacude al automovilismo argentino en estas horas.

Hay que celebrar que Girolami se integre, al menos por dos fechas de 2015 en el campeonato del WTCC junto al extraordinario campeón José María López quien busca el bicampeonato con Citroen. Es un gran paso adelante para el automovilismo local, en especial en lo personal para el piloto y en el marco institucional para el Súper TC 2000, que lo tiene como último campeón de pilotos con un Peugeot 408 del equipo Total Peugeot Argentina.

Hay que celebrar que el Súper TC 2000 coloque un nuevo campeón en el Mundial de Turismo. Ya lo había hecho López con el éxito que todos conocemos y disfrutamos y ahora le toca a otro cordobés recientemente consagrado. Los ensayos que realizó con un Lada en Hungría dejaron buena impresión y ahora le toca el turno de correr. Será un hecho histórico ver en la grilla de Eslovaquia o Portugal a los dos argentinos disputando una fecha del WTCC. Hasta hace un tiempo atrás, un sueño, casi una quimera. Ahora es realidad.

Hay que celebrar que en el análisis de los tiempos de vuelta de clasificaciones en el autódromo internacional de Las Termas de Río Hondo, el Súper TC 2000 con neumáticos blandos, bajó el récord que tenia en la pista el WTCC en 2014. Es la categoría más moderna, tecnológica y veloz de la Argentina. Ahora también aporta sus campeones al Mundial de Turismo. Es como decir, que la escalera que empieza en el TC 2000, ya tiene trampolìn final para algunos elegidos. El nivel de los equipos, las capacidades profesionales de sus pilotos, la tecnología que aplican, la potencia de sus motores y la variedad de sus modelos y marcas han posicionado al Súper TC 2000 en un sitio privilegiado entre las categorías de autos con techo en el mundo. Una encuesta de principios de 2015 realizada por la revista europea AutoSport la ubicó en el segundo lugar de un ránking con las principales categorías. La votación la realizaron periodistas que valoraron el entretenimiento, el nivel de competencia, la calidad de los autos, el prestigio y la variedad de marcas. El Turismo alemán (DTM) ganó la encuesta, pero detrás el Súper TC 2000 junto con el V8 Supercar de Australia y el Turismo británico (BTCC).

Hay que celebrar que ahora le toque a Girolami. Pero así como López se adaptó enseguida al Mundial, pueden seguirlo otras figuras como Agustín Canapino (había tenido un contacto con Honda en 2014), Matías Rossi, Facundo Ardusso, Esteban Guerrieri, o el actual puntero Facundo Chapur. La enseñanza del Súper TC 2000 les permite acomodarse sin mayores sobresalto a la máxima exigencia mundial del WTCC.  

Prohibido en el TC, ganador en Top Race y campeón del Súper TC 2000, Girolami tiene ante sí uno de los mayores desafíos de su carrera. Como piloto excepcional, como profesional dueño de una capacidad envidiable y mentalmente fuerte como nunca.

Porque más allá de sus resultados, la presencia de otro piloto argentino en el máxino nivel internacional debe celebrarse. Para darnos cuenta que hay que segir creciendo con categorías que miran al mundo, para que el mundo nos mire. Al menos de vez en cuando.