Hace 83 años nacía el TC

La histórica categoría cumple hoy 83 años. Tuvo su inicio oficial con el Gran Premio que organizó el ACA el 5 de agosto de 1937.

Muchas generaciones crecimos disfrutando el automovilismo de la mano de nuestros padres, tíos o abuelos. Ellos nos llevaron en sus tiempos a las carreras de ruta principalmente, como si fuera una aventura que tenía como premio final una carrera de autos el domingo al mediodía. Quienes somos del interior del país hemos vivido esa adrenalina del viaje de noche si era en la madrugada del domingo o en la tarde del sábado para encontrar un lugar contra el alambrado en medio del campo: el premio mayor era ver pasar a los autos por la ruta a fondo en la mañana del domingo. Eran otras épocas... 

Hoy cumple años el Turismo Carretera, la categoría histórica de nuestro país que ha marcado muchas veces el camino en el automovilismo, como lo hizo en sus inicios en los lugares poco conocidos y llenos de tierra con los Grandes Premios de varios días y miles de kilómetros. Ese TC que conocieron nuestros padres y abuelos y que ellos nos hicieron disfrutar...

Cambiaron los tiempos, los circuitos, los autos, los pilotos, las carreras, pero la esencia del TC se mantiene y a lo largo de los años sigue ocupando un sitio importante en el automovilismo nacional. Hoy es tiempo de reflexión y de festejo por un  nuevo aniversario. Llega con un presente delicado y agravado por la pandemia y las restricciones que presentan un desafío gigante para el automovilismo y en especial para la categoría. 

La historia cuenta que el 20 de junio de 1937 se autorizó la realización del Gran Premio de automovilismo con participación restringida, y se permitía participar solamente a autos cuyas carrocerías fueran cerradas (excluyendo los autos de carrera o gran sport). La extensión de la prueba debía superar los 1000 kilómetros, recorriendo diferentes caminos y provincias a una velocidad máxima de 120 km/h. Fue así que un día como hoy, el 5 de Agosto de ese mismo año, el sueño llamado Turismo Carretera se hizo realidad. Un puñado de audaces se lanzaron a recorrer el primer Gran Premio por las provincias de nuestro país a través de caminos inexistentes, a bordo de automóviles de serie, sacados de la calle y armados con esfuerzo y dedicación.

Angel Lo Valvo (Ford) bajo el seudónimo "Hipómenes" se convirtió en el primer ganador del Turismo Carretera. Junto al él se destacaban nombres consagrados: Ernesto Blanco, Julio Pérez, Eduardo Pedrazzini (Campeón Argentino de Automovilismo de esa temporada), Tadeo Taddía, Héctor Suppici Sedes, Rodrigo Daly, el chileno Lorenzo Varoli y muchos más. Ricardo Risatti lograría el Campeonato Argentino de Automovilismo de 1938.

En tanto, la CDA del Automóvil Club Argentino dispuso que, a partir del primer día de 1939, el Campeonato Argentino comprendería los títulos de: Campeón de Pista, de Velocidad y de Carretera. En ese año, Angel Lo Valvo volvería a inscribir su nombre en la historia del TC, al consagrarse Campeón Argentino de Carretera. Por ello, desde aquellos autos de "turismo" que intervenían en la primera competencia, junto al título que lucía el ganador absoluto de esa temporada (Campeón de Carretera) comenzó a formarse popularmente el nombre que llevaría definitivamente la categoría: Turismo Carretera (el TC). En 1940 y 1941 es Juan Manuel Fangio quien logra las coronas en el inicio de un exitoso camino que llega hasta nuestros días.

En un momento especial para el automovilismo, el TC hoy llega a los 83 años, lo cual no es poca cosa. Gran parte de la historia del deporte motor de Argentina se escribió en los caminos y las rutas para llegar a este presente pidiendo un deseo máximo: volver pronto a las carreras con el resto de las categorías nacionales...