HACE 45 AÑOS COMENZABA LA LEYENDA: "EL FLACO"

Sigue siendo un ídolo, a pesar que hace ya 11 años que no corre.  Su talento no admite discusiones.

Sus triunfos y sus títulos, mucho menos.

Dueño de una personalidad fuerte y una verborragia única e irrepetible.

Un día como hoy, pero de 1971, nacía la leyenda.

Juan María Traverso, se convertiría a partir de aquel  31 de octubre de 1971 simplemente en “El Flaco”.

Arrancó en el TC si siquiera haber corrido ni siquiera una carrera pedestre.

Merced a la amistad con su vecino y amigo de Villa Ramallo, Mauricio García, más conocido como "Marito" que le prestó la liebre 1 y medio se encaminó al circuito de Pergamino para hacer su debut.

Ese Torino naranja es el auto que más quiso en su vida. Lo guardó por más de 30 años, nunca se desprendió de él, aunque el paso de los años lo fueron castigando, un día se lo cedió a la escuela técnica de su ciudad para que lo vuelvan a poner en marcha.

Traverso era un pibe tenía tan solo 20 años y pesaba 60 kg.

Algo reservado y tímido se mesclaba con las grandes figuras del ambiente casi sin pensarlo.

Empezó a manejar a los 8 años con un Ford del 35 que era de su papá al que luego le volcaría un Rambler Ambasador 0K haciendo de las suyas por las calles de Ramallo.

Por supuesto su papá Don Juan Cruz no quería saber nada con las carreras de auto y solo se dedicaba a cuidar su empresa, Fiplasto, advirtiendo a sus empleados que si alguno lo ayudaba a su hijo con un auto de carrera, lo sancionaría.

El Torino llegó a Pergamino con el nº 62 en los laterales. El TC salía de a poco de un conflicto que dividió a la categoría en dos. Ese TC era el Fórmula A, el más fuerte y el que finalmente aguantó.

El inicio fue mejor de lo esperado. Largó en  la última fila junto a Darío Di Palma, primo de Luis y padre del preparador Fabio. Llegó en 5º lugar en la serie.  Un problema mecánico lo dejó de a pie en la final.

Ese día ganó si ídolo, Eduardo Copello, también con Torino.

Su acompañante y preparador  fue Juan Dancha, integrante de su barra de amigos que completaban  “EL Buna” Rubén Guerrina,  el popular “Mesa, y algunos audaces más”.

“Recuerdo el cagazo que tenía cuando iba a largar. Me temblaba el pie, no podía tener apretado el embrague. ¿Qué estoy haciendo acá?, comenta cada vez que  habla de su primera vez, el gran Juan María.

La respuesta no se hizo esperar y con el paso de 35 años llegó.

718 carreras corridas, 150 victorias, 16 campeonatos argentinos.

Todo dicho. Felices 45 maestro, hoy seguís siendo "único e irrepetible".