Fue camionero, salió campeón de cafeteras y llegó al TC

José "Pepino" Malisia comenzó a manejar de chico un camión. Después comenzó a correr en los zonales y luego cumplió el sueño de llegar al TC

José “Pepino” Malisia es otro de los nombres que figuran en la interminable lista de protagonistas que tuvo el Turismo Carretera. Si bien el ex piloto de Tandil debutó con un Dodge, el resto de su participación en el TC lo hizo con un Chevrolet. En dos oportunidades estuvo muy cerca de ganar pero según el, “el de arriba no quería que yo gane esa finales”. A los 73 años, el tandilense dialogó con Carburando e hizo un repaso de su historia.

Al volante de un camión

“A los 9 años ya andaba con mi tío, que tenía un empresa de transporte, en los camiones. De chico aprendí a manejar en un camión. Después de joven, durante unos años, fui camionero y aprendí a trabajar en mecánica. Recuerdo que esos camiones eran rusos y tratábamos de viajar de noche porque levantaban mucha temperatura. Eran camiones para andar en nieve. Acá era una lucha”.   

Leer más: Tenía un Citroen 2 CV, fue a un curso de pilotos y fue campeón

Los inicios

 “Arranque en las Cafeteras del sudeste en el año 1971. A mí de chico nunca se me cruzo correr y se dio por algo curioso y de casualidad. Yo tenía un vecino que estaba trabajando en una rectificadora y el dueño tenía un auto y corría en esas categorías. Un día me invitan y me tientan para construir uno y empezamos. En esa época estaba Hugo Sánchez que era el acompañante de Juan Manuel Bordeu, había venido a Tandil y me lo presentaron. El nos terminó haciendo el motor y nosotros el auto. Se armó una peña Fui campeón en el 78 y 79”.

Leer más: El amigo invisible de Acuña que restauró dos de sus autos

La llegada al TC

“En 1982 Santos Izquierdo formó una peña y me llama para preguntarme si me animaba a correr en TC. Le dije que sí y le tiro la idea de hacer una Dodge. No le gustó la propuesta y se armó un Chevrolet. Se compró un casco nuevo y todos los elementos.

Me acuerdo que se corre en La Pampa pero no teníamos auto para hacer la prueba e ir a correr. En el 83 la peña le alquila una Dodge al "Tolo" Doumic y con ese vehículo hacemos la prueba y debutamos en 9 de Julio. Ahí clasifiqué 14 o 17, no recuerdo bien, pero en la final me sacaron una vuelta. Después terminamos la Chevy y comenzamos a participar. La gente colaboraba y ayudaba mucho. Se hacía una cena todos los jueves y lo recaudado era para el auto”.

Leer más: Probó de noche un TC, debutó con un Chevrolet 400 y ganó finales

La ruta

“Creo que más gustarme hoy me doy cuenta que éramos unos inconscientes al correr en ruta. Siempre dije que teníamos un dios aparte y que a dios le gustaba el automovilismo. Correr por ejemplo acá en Tandil fue una cosa de locos. Era lo que había y fue un momento muy importante del TC”.

Se escaparon dos finales

“Tuve la oportunidad de ganar dos carreras y las dos se me escaparon por muy poco. Una fue en la Vuelta de San Lorenzo donde luchamos con Fabián Acuña. A el le empieza fallar el motor en la última vuelta y cuando lo empiezo a pasar lo miro tanto que me paso de largo. La otra fue en Balcarce donde gana Eduardo Marcos”.

Leer más: Por una rifa llegó al automovilismo. Fue subcampeón de TC 

La opinión de Fangio

“La final de Balcarce, que me gana Marcos, fue muy especial porque antes de partir comienza lloviznar y me vienen a preguntar que goma iba a poner: Si las Michelin o las Faneco. Salimos a la calle de boxes y la mayoría esperaba para ver si seguía o no lloviendo. Hugo Sánchez, que me acompañaba, era muy amigo de Toto Fangio y en ese instante llega Juan Manuel Fangio. Le pregunta cómo veía el clima y Juan Manuel nos dice “en un rato no llueve más”. Ahí pusimos las Faneco. Las primeras vueltas fueron de terror. No lo podía llevar. Después paró y comenzó la remontada. Lo mismo hizo Eduardo Marcos. La diferencia es que a mí me costó mucho tiempo poder pasar a Jhonny De Benedictis y Marcos me ganó por muy poco”.

Momentos difíciles

“Tanto en el accidente de Roberto Mouras como el del Pato Morresi yo largué en la fila de atrás. En ese momento corría con mi hija de acompañante. Fue duro lo que pasó”.

El retiro

“Cuando empezó al época de los autódromos se me fue complicando, ya no tenía el mismo tiempo, y me di cuenta que no estaban la posibilidad de estar un poco mejor. Fue entonces cuando en una carrera de Buenos Aires, año 1996, se nos rompe el motor en la clasificación. Pude llegar a boxes y cuando me bajo le dije a los chicos que carguen todas las cosas porque nos íbamos. También, en ese momento, les dije que no corría más. Así fue, no corrí más”.  

El referente

“Roberto Mouras fue un referente. Compartí mucho con el. Roberto era un tipo muy especial, muy respetuoso y no se metía con nadie, Solo pensaba en hacer andar su auto. Un par de veces me llevó de acompañante para mostrarme como se hacía todo y me probó el auto. Nunca te decía algo cambiado. Recuerdo que en Lobos antes de largar fue al camión nuestro. Cuando lo veo le pregunto qué hacía y me dice que era para evitar a la prensa. “Me vine a tomar un te tranquilo acá”. Después llegó lo peor”.

Hincha de

“Me gustaba mucho Carlos Reutemann en la época de la F1 y fui hincha del Flaco Traverso con todas sus locuras”.

El automovilismo

“Aprendí mucho y no me puedo quejar porque conocí mucha gente, conseguí muchos amigos y sigo ligado al Turismo Carretera. Lo disfrute mucho”.