Francia y la Fórmula 1, un regreso que se hizo esperar demasiado

Tras 10 años volvió la categoría a Francia, pero al moderno Paul Ricard. La etapa anterior el Gran Premio se disputó en el histórico Nevers Magny-Cours.

No puede pensarse la Fórmula 1 sin un toque francés. Fue difícil de digerir temporadas enteras sin un Gran Premio en Francia, siendo éste un país casi fundador de la máxima categoría y que además de tener competencias desde su inicio como categoría, aportó figuras de la talla de Alain Prost (cuatro veces Campeón Mundial) y decenas de pilotos de altísimo nivel en las décadas pasadas. Lo mismo puede decirse de las marcas de fábrica que siempre estuvieron en la Fórmula 1 como Renault, y eventualmente Peugeot en menor medida.

Tras una ausencia de diez años, el Gran Premio de Francia volvió este fin de semana a escena y la categoría recuperó una carrera emblemática en un circuito muy conocido por la mayoría de los equipos, pero con que estuvo postergado por Magny Cours en medio de la campiña francesa para los últimos Grandes Premios franceses, que incluso tenían fechas más calurosas, en pleno julio. 

Lo hace en el circuito de Paul Ricard, en Le Castellet, que albergó su último Gran Premio en 1990 y ha sido renovado por completo. En este moderno escenario se dirimirá un nuevo pulso por el campeonato del Mundial entre el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) y el británico Lewis Hamilton (Mercedes), que llegan separados por un punto tras la victoria del alemán en Canadá, donde el británico terminó quinto.

Larga ausencia

El Paul Ricard no alberga el Gran Premio de Francia desde 1990, hace 28 años, cuando se impuso el francés Alain Prost al mando de una Ferrari, marca que ese día firmó su centésimo triunfo en Fórmula 1. Prost es el único piloto que ha ganado el Gran Premio de Francia en tres trazados diferentes: Dijon (1981), Paul Ricard (1983, 1988, 1999 y 1990) y Magny-Cours (1993). Entre 1991 y 2008 el escenario fue el trazado de Magny-Cours, con el brasileño Felipe Massa (Ferrari) como último vencedor. 

Se corrió en 1991 hasta 2008 y en ese historial es Michael Schumacher el máximo ganador en Nevers, ya que se impuso en 1994 y 1995 con Benetton y con Ferrari ganó en 1997, 1998, 2001, 2002, 2004 y 2006 con Ferrari. En 2005 interrumpió la serie Fernando Alonso con Renault.

Prost en 1990 con Ferrari fue el último ganador en Paul Ricard, en la anterior etapa del circuito cercano a la Costa Azul.

Paul Ricard

El autódromo francés recibe el nombre de su creador, el magnate de las bebidas que vivía en la comunidad cercana de Signes. Fue construido en el año 1969 e inaugurado en 1970 con una carrera ganada por Brian Redman. Al siguiente año fue escenario de las 24 Horas de Turismos, prueba ganada por Alex Soler-Roig y Dieter Glemser con Ford Capri, y del Gran Premio de Francia de Fórmula 1 dominado por Jackie Stewart. Desde su creaciòn ha sido uno de los circuitos más modernos y seguros de Europa. Sin embargo Paul Ricard fue sustituido en 1991 por el circuito de Nevers Magny-Cours debido a las velocidades que se alcanzaban en ciertos puntos.

Tras la muerte de Paul Ricard, la familia decidió vender el circuito. En mayo de 1999, fue comprado por Bernie Ecclestone por cerca de 11 millones de dólares. El circuito ha sido completamente reconstruido desde su último Gran Premio. En el año 2010 el circuito modifico su salida de boxes, haciendo así aun más amplia y eliminando uno de sus famosos trazados alternativos.

El Gran Premio de Francia se disputó hasta 2008 en el circuito de Nevers Magny-Cours hasta que en 2018, volvió la competencia que la categoría necesitaba. Por antecedentes, por sus figuras, por sus equipos a lo largo del tiempo y porque la historia lo estaba indicando.