Ford y una necesidad: cortar la racha de Chevrolet

En medio de muchos cambios de sus pilotos, los del óvalo intentarán cortar la seguidilla de cuatro títulos de sus archirrivales en el 2020.

En las últimas tres décadas, Chevrolet alivió la supremacía histórica de Ford en el reinado del Turismo Carretera y disfruta de una rivalidad más pareja, en un presente que le sonríe luego de la seguidilla de cuatro títulos conseguidos por sus dos máximos referentes contemporáneos, Guillermo Ortelli y Agustín Canapino, quienes han sido grandes responsables de cambiar el rumbo de las estadísticas para la marca en la era moderna.

Desde Emilio Satriano (campeón 1990) hasta Canapino, los del moño cosecharon 17 de sus 22 títulos totales en más de 80 años de existencia del TC. Mientras que los de Ford, desde Oscar Aventín (1991) hasta el último título de Omar Martínez (2015) agregaron 11 de las 42 estrellas. Aunque en la actualidad, los del óvalo deberán cortar con este ciclo de gracia que comenzó con la séptima corona de Ortelli y siguió con el tricampeonato del arrecifeño, en las últimas cuatro temporadas.

Ford encarará este compromiso en un año con muchos cambios. La pérdida de Matías Rossi, uno de sus candidatos más firmes que dejará el TC este año para correr en el Stock Car brasileño, se compensará con la llegada de Julián Santero al Memo Corse by Alifraco y el desembarco de Alan Ruggiero al MG Racing de Mauro Giallombardo.

Ambos ya conocen la victoria en el TC. Además, el mendocino tuvo un estreno auspicioso con la marca al ganar en Villicum en 2019 con el Falcon de Emanuel Moriatis (luego fue excluido por ingresar en la vuelta equivocada a la recarga de combustible). Por su parte, Ruggiero correrá el Ford con el que Juan Manuel Silva ganó en el cierre del 2019 en Centenario. Es joven, veloz y está identificado con la marca al haber hecho todo su ascenso al TC y haber sido campeón del TC Mouras en 2013 con Ford. Condiciones suficientes para ilusionar a los hinchas.

Los habituales referentes de la marca también presentarán cambios. Silva se muda al Donto Racing, para correr el auto que dejó vacante Rossi. En tanto, Juan Bautista De Benedictis se alejó del equipo de Omar Martínez para sumarse al Maquin Parts Racing, equipo que vuelve a armar un Falcon después de varias temporadas (Giallombardo corrió con ese auto en 2016).

El máximo referente de Ford, Mariano Werner, también arrancará con novedades. Si bien continuará con la asistencia técnica del DTA Racing, será bajo la órbita del nuevo Memo Corse. Una estructura en formación, que habrá que esperar para conocer cómo termina de acomodarse en pleno desembarco en la categoría y con nueva gente.

Una de las cartas fuertes de Ford será Mauricio Lambiris. El uruguayo tendrá exclusividad en el equipo del Gurí Martinez, que se llamará OSEV Racing. Ahora tendrá a Diego Montero en la ingeniería, en lugar de Federico Raffo que trabajará este año junto a Emanuel Moriatis. El Mago ya no tendrá a Carlos Serpero, por lo que tampoco repetirá estructura respecto del 2019.

Los dueños de equipos Juan Pablo Gianini, Gabriel Ponce de León y Nicolás Bonelli continuarán como finalizaron en la pasada temporada. Y Matías Jalaf seguirá con el Donto.

Muchos cambios para los representantes de Ford que necesitan cortar con la sequía. “Yo quiero ganar mi primer campeonato y pienso más en eso, pero es cierto que sentimos esa necesidad de cortar con esta racha de Chevrolet”, reconoce Juan Bautista De Benedictis. Y explica: “Los pilotos de Ford hicimos muchos cambios para este año y lleva un tiempo para que todo se acomode. Pero el playoff te da esa posibilidad de llegar más afianzado a la definición”.

Mientras tanto, del otro lado, Chevrolet buscarán mantenerse en la cúspide. Los del moño basaron sus éxitos en los últimos tiempos en la solidez de sus conjuntos. Con fórmulas diferentes. Proyectos con continuidad. Equipos que se mantuvieron en el tiempo. Trabajos a largo plazo. Buenos presupuestos. Artistas con experiencia y capacidad. Los referentes de siempre. Quizás menores en cantidad, aunque más efectivos.

La dupla Canapino-Canapino seguirá siendo la referencia a batir. El JP Carrera continuará con el poderío de José Manuel Urcera (ganador de la etapa regular 2019) y el inagotable Ortelli. Christian Ledesma se mantiene en Las Toscas, ahora con Maxi Juárez y Carlos Serpero. Fontana apuesta a un nuevo proyecto con el equipo propio, con Guillermo Cruzzetti a la cabeza en el área técnica. Al igual que Santiago Mangoni, quien desde Balcarce con la misma humildad y profesionalismo del 2019, sumará para la fuerza de los del moño. Y Gastón Mazzacane volverá a contar con todo el potencial del Dole Racing. Allí, estarán los principales defensores de la marca.

El Superclásico del TC ya está en su cuenta regresiva para volver a disputarse en la pista. Entre tantos movimientos, ¿podrá Ford encontrar la fórmula para destronar a Chevrolet en este 2020?