En Paraná ganó el Súper TC2000

Ganó el Súper TC2000 en Paraná. Sin quitarle méritos a la gigante victoria de Matías Rossi con su Toyota en la Final, la categoría terminó ganando y sacándose un peso de encima grande, al realizar su mejor carrera no solamente en el año sino en mucho tiempo, incluyendo la era de los motores V8.
 
Fue un fin de semana intenso. Se había planteado desde esta columna ni bien se supo de la aplicación del lastre tras la fecha de Rosario, que el nuevo sistema de lastres le agregaba un condimento especial a la categoría. A la vista del resultado fue un éxito. Los autos estuvieron más parejos, hubo paridad con lucha, con sobrepasos, con maniobras espectaculares y arriesgadas, con situaciones dramáticas y con mucha adrenalina sobre el final.
La incertudumbre por el resultado es hoy en el deporte profesional, la esencia para encender al público, y ese objetivo se cumplió. La persecución de Rossi al puntero Facundo Ardusso y las peleas de atrás fueron memorables, como la vuelta final con una maniobra impresionante y arriesgada que le dió al piloto de Toyota el triunfo en la mejor carrera de la era turbo del Súper TC2000.
 
Dos factores fueron determinantes para que suceda lo de ayer. Uno, la aplicación de lastres a los autos que estaban mejor posicionados en la Clasificación (con los resultados en las carreras anteriores como los Renault y Toyota). Tras la clasificación 2, en la carrera del domingo los kilos juntaron a todos, y hubo lucha en la mayor parte de la Final como no había pasado antes.
El otro factor que no hay que dejar de reconocer es el del circuito. El autódromo de Parana es ideal para esta  categoría con potencia y con la paridad que se logró encontrar. Hemos visto muy buenas competencias en otras épocas de la categoría en la pista veloz de Paraná incluso con el actual TC2000. Este escenario es una muy buena garantía para un buen espectáculo. 
 
Con el objetivo cumplido de tener una gran carrera, el Súper TC2000 ahora puede mirar diferente lo que viene porque ya sabe que el cambio para mejorar, mejoró las cosas. El resultado en la pista y en la reacción del público, respaldó la modificación realizada tras la preocupación en Rosario: todos tiraron para el mismo lado y la medida fue acertada.
 
Para llegar al excelente domingo, hubo que transitar por un sábado con algunas dudas. El sistema de lastres funcionó para el domingo, pero el sábado estropeó la segunda clasificación con los seis mejores. Los kilos de lastre que esperaban para cuatro de los seis, hicieron que los equipos estudiaran seriamente la conveniencia de salir a pista en vuelta rápida y buscar la posible Pole ( y 3 puntos para el campeonato) pero después tener que cargar muchos kilos para la Final. Puede llamarse especulación o también adecuación a las reglas. 
La duda quedaba planteada entre salir a largar adelante, o largar desde la tercera fila pero sin kilos, que fue lo que intentaron Ardusso y Milla y les salió bien en pista pero no del todo ya que la el retiro de tiempos del 6º Bernardo Llaver por tecnica obligó a Ardusso a cargar 50 kilos, y su adecuación a las reglas del sábado no le sirvió de nada. Sus rivales en el campeonato Leonel Pernía y Matías Rossi no hicieron caso a los kilos y clasificaron como si nada...
 
De todos modos, por lo que se vió, no es bueno para el espectáculo que disfruta la gente, ver a los autos  (no todos) de la clasificación 2 tengan la idea de no querer salir o salir lentos para no  cargar kilos. En esta primera experiencia se habrán sacado conclusiones muy importantes para mejorar lo del sábado sabiendo que el domingo fue brillante. 
El objetivo de carreras interesantes empezó a cumplirse con la paridad en la pista, la confiabilidad de los motores (desde la fecha inicial), en la respuesta de los autos, y la  mejora de la largada con partida detenida. 
 
Mirando la película y no la foto, se avanzó mucho desde el inicio de Alta Gracia. La categoría está viviendo una etapa de transición y de muchos cambios importantes. Para darse una idea, atrás quedaron una etapa de 14 años con casi un mismo reglamento técnico, 15 años con penalizaciones por campeonato y 7 años con los motores V8. 
Paraná le dió al Súper TC2000 la primera gran satisfacción de la temporada. Pasos que se dan y objetivos que se cumplen. Con temas para mejorar y otros para reforzar, pero con la claridad de tener como objetivo que se vivan carreras espectaculares como la de ayer.