El triunfo de Gianini fue un premio al esfuerzo

Juan Pablo Gianini, junto a su grupo de mecánicos, construyó un Ford en tan solo 16 días y en su primera carrera consiguió un triunfo contundente.

Juan Pablo Gianini debió esperar ocho años para conseguir su tercera victoria en el Turismo Carretera. Esperó la misma cantidad de años que pasaron entre su primer triunfo en 2003 y el segundo en 2011. “Ojala no tenga esperar ocho temporadas más para el próximo”, expresó el piloto de Salto bajo una emoción que no podía ocultar.  

Su tercer logro es muy especial y tiene sus motivos. Primero porque en las últimas horas acababa de enterarse que iba a ser papá y en segundo lugar porque en muy pocos días el equipo armó un auto nuevo. Si bien estaba en los planes ponerlo en pista, sus mecánicos nunca pensaron que había que lograrlo en tan pocos días. Recordemos que finalizada la fecha de Termas, Juampi les comunicó que había que hacerlo para llevarlo a Posadas y así fue. Tuvieron 16 días para dejarlo en condiciones y viajar a la tierra misionera. “Utilizaremos esta fecha como prueba”, sostenían el ingeniero Luciano Monti y el propio Gianini. Nunca pensaron en semejante hazaña.

Leer más: Las victorias de Gianini en Turismo Carretera

Lo que era una incognita, en cuanto al rendimiento, cambio desde que salieron a entrenar. De entrada notaron un auto competitivo y el entusiasmo comenzó a agrandarse. El sáltense quedó cuarto en clasificación y el domingo ganó la primera serie. El sueño iba camino a convertirse en realidad. Llegó el momento de la final y Juan Pablo Gianini estaba convencido de atacar a Facundo Ardusso en los primeros metros. Su idea se concretó y ganó cómodamente. No pudieron correrlo.

En su box se vivió con mucha tensión, los nervios actuaban segundo a segundo y les hacía ver una carrera interminable. El desahogo llegó cuando el nuevo Ford cruzó primero la bandera a cuadros. La alegría no se podía describir. Muchas cosas pasaron por la cabeza de un grupo de laburantes que dejaron todo para llegar a este logro. La victoria de Gianini en el TC fue un premio al esfuerzo, a la dedicación y al fanatismo que le pone el de Salto a todo lo que hace. Está claro que si su auto sigue funcionando como lo hizo en la final de Posadas no deberá esperar mucho tiempo para el próximo. Si bien sabemos que en el TC nada es fácil, el siguiente triunfo estará está a la vuelta de la esquina.

Leer más: Así está el campeonato a dos fechas de terminar la etapa regular