El amigo invisible de Acuña que restauró dos de sus autos

Nicolás Fioretti dice ser amigo invisible de Fabián Acuña. El joven de la localidad de Torres admira al de Tandil y decidió restaurar dos de sus autos

El Diplomático y Escritor francés, Paul Morand, dijo una vez que “Las pasiones son los viajes del corazón”. Y es verdad. Mucho más cuando uno ve, en la realidad, que hay gente apasionada que entrega todo. Nicolas Fioretti es un joven de la localidad de Torres, en la provincia de Buenos Aires, que junto a su familia decidieron poner parte de su tiempo en restaurar dos autos de Turismo Carretera. Un Ford y un Chevrolet. Nico, de 39 años, se hizo fierrero desde muy chico y en esos tiempos admiraba lo que hacía Fabián Andrés Acuña. Con el paso de los almanaques decidió darle vida a dos vehículos que identificaron al tandilense. El Ford que voló en Balcarce y al Chivo multicolor con la publicidad de una petrolera. Una vez pasado lo de la pandemia ambas unidades serán presentadas en la ciudad de Fabián. Para conocer la historia, acá el relato de Nicolás, un apasionado que también hizo viajar su corazón a una época dorada del Turismo Carretera.

De la idea a la realidad

“Desde nuestra parte siempre admiramos el trabajo de Fabián Acuña. Con mi viejo lo seguíamos no solo por su capacidad en lo deportivo sino por la clase de persona que era y que es. Lo admiramos muchísimo y un día, por suerte, salió la idea de hacer una réplica de alguno de sus autos. Primero viene Mariano Gramatica y me pasa una foto del Ford volando en Balcarce. Me dice hay que hacer este. Me emocionó. Buscamos información, me contacto con Victor Cattini, en Olavarría, y se prendió al proyecto. Ellos consiguieron un auto y lo están armando. El Falcon creemos que en 60 días puede estar terminado”.

Leer más: En el nombre del padre, del hijo y de la pasión 

Pedir Permiso y la llegada del Chevrolet

“Yo no quería hacer nada sin la autorización de Acuña. Es por eso que consigo su número, por intermedio de Miguel Lopresti, y hablo con él. Le pregunté si estaba de acuerdo y me dijo que le metiera para adelante. A principio de febrero iniciamos las tareas en ese Ford pero en el camino me cruzo con otro amigo que me ofrece un Chevrolet. Vuelvo a llamar a Fabián y le manifiesto que también nos largaríamos a construir la Chevy. En los llamados le pido la trompa original porque sabía que la tenía. Me contestó “conta con eso” y me la mando con un comisionista. Todo se fue dando muy rápido. Fue una locura”.

Leer más: Rally y F1: El récord que mantiene Carlos Reutemann

Sin fines de lucro

“Desde que surgió la idea siempre manifesté que lo que se hace es sin fines de lucro. No quiero nada y mucho menos que se lucre con esto. Solo quiero recordar esos autos de Fabián. Los mismos serán presentados, una vez pasado el tema de la pandemia, en su ciudad y lo único que pido es que la gente done un alimento no perecedero para ayudar a los que más lo necesitan. Lo recaudado será entregado al banco de alimentos para que regule lo recibido. Los encargados de llevar adelante la presentación, porque lo decidimos nosotros, son el Museo del Deporte de Tandil y el Auto Moto Club. Esperemos que salga una muy linda fiesta y que Fabián Acuña vuelva a disfrutar el manejo de esos autos”. 

El Chevrolet terminado

“La Chevy está lista y la hizo el equipo Forte. Ahora la llevaré a mi galpón, que está en la localidad de Torres, para hacerle los detalles finos que habitualmente le hacía Fabián. La pasión por el automovilismo me hace juntar un Ford y un Chevrolet en el mismo lugar. Es emocionante”.

Volante original

“Tanto el Ford como el Chevolet tienen el volante original de los autos que manejó Fabián. Esos volantes fueron regalado por Acuña”.

El amigo invisible

“Yo tendría 15 años cuando iba a las carreras y me ponía en su box. Lo miraba atentamente, veía su trabajo y me encantaba el profesionalismo que tenía, la dedicación que le ponía y su concentración. Con el paso de los años la relación que tengo es telefónica por el tema de las réplicas. Antes de la pandemia fui a Tandil, me quedé un par de días, pero no quise molestarlo. Fui para ver que expectativa podía generar en la gente este proyecto y ahí tome fuerzas. Note que el público lo quiere y lo respeta. Volviendo a lo nuestro tengo que decir que la relación que tengo con Fabián es invisible”.