Cupeiro: “Nunca vi manejar a nadie como Fangio”.

Además en una nota imperdible que te acercamos agregó: “Una vez me pidió que cuando pase a alguien en la recta lo mire y lo salude, yo lo probé y desarmaba a los rivales”

Jorge Cupeiro “El Gallego”, para sus amigos,  ha tenido una adaptación sobrenatural a cada disciplina que se dedicó. Comenzó muy joven compitiendo con una bicicleta que le prestaba su vecino y sin entrenamientos, el préstamo era sólo para competir. Luego incursionó en motociclismo y posteriormente el automovilismo. Sus primeros logros los obtuvo corriendo con un microcupé Heinkel en el año 1959, participó en siete carreras, las siete carreras fueron ganadas por él.

Cupeiro llegó al automovilismo de la mano de José Froilán González, primero en la Fórmula 1 Mecánica Nacional donde fue reiterado vencedor en Rafaela.

Debutó en Turismo Carretera el 12 de Abril de 1964 en el Autódromo de Buenos Aires. Luego de algunas roturas en el Chevitú, el 9 de Agosto en Mar del Plata logra triunfar en una competencia para “No Ganadores”.

En el Campeonato del año 1965 mantuvo una pelea mano a mano con los Hermanos Emiliozzi. En el tiempo que separa el 13 de Marzo hasta el 1 de Agosto ganó 8 carreras de 19 que disputó el Turismo Carretera.

En el año 1969 fue uno de los pilotos que participó de la llamada "Misión Argentina" en las 84 horas de Nürburgring (Alemania). Compitió a bordo del Torino 380W TC N°2, compartiendo butaca con Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo. Lideró gran parte de la competencia, debiendo abandonar debido a un fuera de pista de Rodríguez Canedo que cuando le cedió el auto tenía daños irreparables.

Cupeiro

(Foto Gentileza de Daniel Erreguerena)

Las mejores frases de Jorge Cupeiro:

“Una vez nos pusimos  a hacer una lista con Aventín a ver cuánta gente había fallecido en el TC y cuando llegamos a 110 dijimos paremos acá”.

“Corrimos en una época muy riesgosa, a veces cenábamos todos juntos el sábado a la noche y el domingo,  cuando llegábamos al parque cerrado nos enterábamos que algunos se habían accidentado. En Balcarce (año 1968) – por ejemplo-  me pide mi acompañante que además era mi íntimo amigo  Jorge Kisling, que lo deje correr y le contesté  no corrás. El viernes de esa semana me vuelve a pedir correr y me dice, lo peor que puede pasar es que nos traigan a los dos de la manija. Así fue, se mató en un accidente”.

kissling

“Me gustaba el monoposto, yo corrí mucho en Turismo Carretera pero me gustaba ese tipo de auto, ver las ruedas, mirar donde tocás. Entendés,  estás mirando todo, no es la misma sensación que en el auto de Turismo.”

“Un rival que hasta dormía pensando en él era Carlos Pairetti, en algunos circuitos era imposible ganarle. El gran amigo mío del automovilismo era Luis Di Palma, éramos rivales pero muy amigos. Me gustaba correr con él, si eras un fenómeno te lo decía y si eras un croto,  también te lo decía”.

“Froilán tenía 42 cuando nos conocimos y él falleció con 92 años, anduvimos 50 años juntos, fue un hermano, un padre, todo en la vida. Lo sentí mucho, fue una gran pérdida en mi vida.”

La imperdible nota completa acá:

 


Cupeiro fue distinguido como figura deportiva destacada en Capital Federal, el Senado Nacional reconoció su trayectoria, le entregó el Premio Delfo Cabrera y la Municipalidad de Vicente López,  lo declaró Ciudadano Ilustre. Un ejemplo a seguir.