Aguirre, la única luz que se encendió el domingo

Valentín Aguirre ganó su segunda carrera en el Turismo Carretera y se convirtió en el único en repetir en el 2019. Se perfila como uno de los candidatos

El día que la República Argentina quedó a oscuras y sufrió el apagón más histórico de su historia, el único que se iluminó, en el Turismo Carretera, fue el joven Valentín Aguirre. El arrecifeño se quedó con la séptima fecha del la categoría y se perfila como uno de los serios candidatos a quedarse con la corona del TC.  El triunfo logrado en el circuito de Termas de Río Hondo fue el segundo para su cosecha personal a menos de dos temporadas de ser parte de la especialidad. Lo demostrado por Valentín en la tierra santiagueña ratifica que nada de lo que hace es casualidad. Su capacidad conductiva y su talento ya lo pusieron entre los nombres fuertes que tiene el Turismo Carretera. Las ganas de ganar, de ser protagonistas y la de estar permanentemente entre los puestos de adelante, lo están consagrando.

Con la final del domingo pasado Valentín tiene la misma cantidad de carreras en el TC, 22,  que su edad. En su corto historial ya cuenta con dos triunfos en finales, cinco en series y cuatro pole position. Su sueño es el mismo que tiene cada piloto que comienza a transitar un largo camino. El camino del campeonato. Aguirre sabe que puede lograrlo y que deberá ir paso a paso. También sabe que nada es sencillo. Seguramente cuando recorre la lista de protagonistas que lo rodean debe sentir que es un sueño.

A tres fechas de la finalización de la etapa regular, el de Dodge está quinto en la tabla de posiciones y nadie lo imagina fuera de la Copa de Oro. Solo situaciones adversas que pueden presentarse en nuestro automovilismo podrían dejarlo sin esa posibilidad. Pero como viene, el del JP Carrera será uno de los representantes de la marca.

Si hablamos de Dodge, con su perfil súper bajo y de manera silenciosa, Valentín Aguirre se convirtió en el referente de la marca del pentágono en este 2019. Es el único que lo que va de la temporada repitió victoria. La primera la había logrado en la segunda fecha que se disputó en Neuquén.

A partir de ahora deberá  ser regular y no cometer errores. Tiene el triunfo que se necesita en el bolsillo y eso le quita mucha presión. Su primer objetivo está cumplido y ahora va por el segundo. Entrar por primera vez a la Copa. Valentín Aguirre no le teme a sus rivales. Se codea con ellos. Mira a su alrededor y ve a sus compañeros de equipo. Por un lado Manu Urcera que quiere su primer título en el TC. Por el otro nada menos que a Guillermo Ortelli que quiere el octavo. Ellos dos serán los primeros pilotos a vencer. La tarea será compleja pero no imposible porque Aguirre demostró que está para grandes cosas y porque que su luz ilumina más que nunca.